¡Feliz Navidad lectores de Meet Las Rozas! Os deseamos que paséis unas buenas navidades en compañía de vuestros seres queridos y, para que sean unas fiestas tranquilas y evitemos sustos, queríamos alertar de una serie de “riesgos” que aumentan en casa con la llegada de los adornos, las comilonas y los festejos. Vamos a ello.

Flor de Pascua

La llamada planta de la Navidad o Flor de pascua, Euphorbia pulcherrima, esa famosísima planta de hojas rojas que decora muchos hogares cuando llega diciembre, puede llegar a ser muy peligrosa para nuestros peludos. 

El motivo está en su interior. Contiene una savia lechosa de color blanco muy rica en sustancias químicas similares a las saponinas, que pueden causar toxicidad diferente en función de si se produce contacto o ingestión. 

En caso de contacto, se puede producir irritación de la zona afectada (el morro o las patas) y conjuntivitis. En casos más graves, se puede producir además inflamación orofaríngea, que nuestra mascota manifieste con ronquido agudo o incluso dificultad respiratoria. 

En caso de ingestión, el paciente desarrollará un cuadro gastrointestinal con síntomas como hipersalivación, vómitos, diarreas y dolor abdominal. 

Si sospechamos que nuestro peludo ha podido tener contacto o ingerir hojas o tallos de esta planta, es recomendable lavar con abundante agua la zona afectada y acudir a tu veterinario.

Chocolate

Si hay algún elemento que es común en todos los hogares con la llegada de la Navidad es el chocolate, en cualquiera de sus millones de presentaciones. 

Pues bien, el chocolate contiene, de manera natural, unas sustancias conocidas como metilxantinas. En concreto, contiene teobromina y cafeína, ambos son un estimulante muy potente del sistema nervioso central. 

El peligro de toxicidad varía en función de la concentración. Cuanto más puro es el chocolate, más cantidad de estas sustancias tiene y por tanto, más tóxico. 

Debido a los efectos de las metilxantinas en el organismo canino, los signos clínicos observados, con mayor frecuencia, en función de su dosis, son:

Teobromina:

• 20 mg/kg: Signos leves (agitación o nerviosismo).

• 40 mg/kg: Taquicardia, hipertermia, hipertensión, arritmias.

• 60 mg/kg: Ataxia, convulsiones, temblores y coma.

• De 100 a 200 mg/kg: muerte en el 50 % de los perros.

Con respecto a la cafeína, no hay suficientes datos sobre las dosis mínimas que induzcan signos en perros, pero sí que se conoce que, a partir de los 110mg/kg, puede ser letal. 

Si nuestro peludo ha ingerido chocolate, será muy importante acudir al veterinario para realizar un adecuado protocolo de descontaminación y tratamiento de los síntomas que hayan aparecido. 

Uvas

Las uvas son otro potencial peligro para nuestros peludos. Ahora que tenemos cerca la Nochevieja, ¡extremad precauciones!

Se desconoce cuál es el motivo exacto de la toxicidad, así como qué parte exacta de la uva es la que resulta más peligrosa. Pero, se cree que puede estar relacionado con su alto contenido en taninos, glucosa o vitamina D. Así como su posible contaminación secundaria con metales pesados, pesticidas o micotoxinas. 

En cualquier caso, no está recomendada su ingestión y la dosis tóxica es aproximadamente 20gr/kg de peso, en caso de la uva fresca; y 3gr/kg de peso en caso de la uva pasa. 

Si mi compañero de cuatro patas ingiere uvas, observaremos en un primer momento signos inespecíficos como vómitos, diarreas, decaimiento…Pasadas las primeras 24-72 horas, nuestro peludo podría desarrollar una insuficiencia renal aguda que requiere una actuación de urgencia y, posiblemente, una terapia de reemplazamiento o diálisis. 

Ya lo sabes, las uvas… ni olerlas. 

Adornos de Navidad

En esta época del año, es muy fácil encontrar bolas de cristal o espumillón decorando cualquier superficie de nuestros hogares. Estos elementos pueden resultar muy atrayentes a nuestros peludos, sobre todo a los más jovencitos. 

Cualquier adorno puede convertirse en un cuerpo extraño potencial si es ingerido y podría llegar a producir un problema obstructivo intestinal. 

Los signos clínicos de un paciente con un cuerpo extraño son principalmente: decaimiento, vómitos; ausencia de defecación; anorexia; y dolor abdominal.

Si aparecen signos similares, no esperes, acude a tu centro de confianza. 

Pirotecnia

Y, por último, los PETARDOS. Es muy habitual en estas fechas “celebrar” haciendo explotar este tipo de artefactos que asustan y afectan a una gran proporción de nuestros pacientes. 

En casos más graves, se pueden llegar a producir arritmias y paradas cardiacas provocados por el propio pánico a este tipo de ruidos. 

En el caso de los peludos con miedo e intranquilidad, cuando empiezan estos ruidos, ayúdale:

Proporciónale un lugar seguro donde se sienta resguardado y protegido. Coloca ahí su cama, agua de bebida y comida, incluso algún juguete. También existen unas sustancias llamadas feromonas que intervienen en su lenguaje corporal y pueden ayudarle a sentirse más tranquilo. Dirígete a él en voz baja, pausada y tranquila y, en caso de nerviosismo exagerado, no lo dudes y medícale. 

No podemos evitar que tenga miedo, ni podemos evitar el uso de estas prácticas, pero sí podemos ayudarte a que tu mejor amigo sobrelleve esta situación lo mejor posible. Muchos de nuestros compañeros necesitarán una ayuda farmacológica adicional para lidiar con la pirotecnia. Existe una amplia gama de productos en el mercado, desde la fitoterapia hasta los principios activos químicos que pueden ayudar a tu peludo. 

Tu especialista veterinario te aconsejará de forma individual y verá qué opción es más segura y recomendable en el caso de tu mascota. 

Esperamos que estas líneas os sirvan de ayuda para evitar sustos estas fiestas. Mantén a tu peludo alejado de cualquier sustancia que pueda ingerir en casa y ¡cuidadito con los restos en las basuras! 

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2023.

Clínica Veterinaria San Miguel